COMPARTE: comparte comparte comparte
22 de noviembre, 2016

Dicho estado no sólo es generado por situaciones específicas y espontáneas, también puede ser un estado permanente que nos invade cuando vivimos angustiados por completo.

El estrés es una enfermedad que afecta a miles y miles de personas alrededor del mundo. Dicho estado no sólo es generado por situaciones específicas y espontáneas, también puede ser un estado permanente que nos invade cuando vivimos angustiados por completo.

Esto podría cambiar tu vida de forma drástica: Conoce el arte de la relajación

Respiración: De forma lenta y consciente, inhala y exhala en 5 tiempos. Asegúrate de estar sentado comódamente y si es necesario cierra los ojos. Practica esto durante 3-5 minutos si es que no tienes mucho tiempo. Puedes combinarlo con visualizaciones, aromaterapia, música, etc.

Visualización: Conecta con la imagen de algo o alguien que te genere mucha paz y una sensación de bienestar y armonía. Combina esta visualización con la respiración consciente que mencionamos antes durante 5 minutos. Notarás que te sientes mucho mejor.

Aromaterapia: Utiliza velas o aceites esenciales de menta, limón, naranja, lavanda, geranio, árbol de té  o mandarina. Coloca unas cuantas gotas sobre un difusor o en alguna parte de tu cuerpo como las cienes, muñecas, pecho o garganta para sentirte más energizado, con claridad mental y más relajado.

Yoga suave: Los ejercicios de yoga suave te darán energía durante el día, estimularán tus órganos, respiración, digestión y capacidad para analizar tus pensamientos y acciones. Esta práctica milenaria contrarresta los efectos del estrés y mejora la salud de quienes la practican.

– Meditación: Regálate 5 minutos para sentarte, cerrar los ojos y dejar deelaborar durante un momento pensamientos. Permítete desconectarte de los pensamientos que te están inquietando y encontrarás un espacio de paz. Puedes combinarlo con aromaterapia o música si te funciona.

Pensamientos positivos y análisis del problema: Aléjate de los malos pensamientos que te estén impidiendo alcanzar tus metas o tomar decisiones. Busca siempre el lado positivo de las cosas y enfócate en ello sin dejar de identificar qué es lo que te hace daño y quisieras transformar. Trabaja para que tu realidad se acerque más a lo que te hace sentir mejor y libera esas experiencias de dolor de tu mente.

 [Foto: essentialhealth]