COMPARTE: comparte comparte comparte
20 de noviembre, 2016

Si llevas una vida extremadamente ocupada, no dejes de hacer meditaciones para aminorar tu carga, éstas son muy breves y provechosas.

La meditación se puede realizar en el lugar y hora que quieras, no es necesario estar completamente solo para llevarla a cabo. Si llevas una vida extremadamente ocupada, no dejes de hacer meditaciones para aminorar tu carga, éstas son muy breves y provechosas. Date unos minutos para realizarlas en casa, en el trabajo o donde quieras. Después, ya no podrás prescindir de estas meditaciones.

Descubre más sobre el poder que una buena respiración puede tener en tu vida con nuestro Curso: El arte de la respiración.

  • Respiración continua. Una de las más rápidas y sencillas formas de meditar. Puedes estar sentado o caminando por el área donde te encuentres. Cuenta diez respiraciones, inhalar y exhalar cuentan como una, respira hasta completar la secuencia. Debes contar mentalmente porque forma parte de la meditación, si pierdes la cuenta, inicia de nuevo. Hazlo varias veces al día.
  • Visualización positiva. Cierra los ojos por unos momentos y respira con tranquilidad. Piensa en paisajes tranquilos, los cuales hayas visitado y te hayan encantado o los conozcas a través de tus sueños. Tan sólo unos minutos, desconéctate de todos los pendientes que tengas, notarás que el estrés bajará y que cuando retomes tus actividades, te sentirás revitalizado.
  • Atención a los detalles. ¿Cuando bebes agua, le pones a la acción que estás realizando? La próxima vez que tomes un descanso y vayas por un café o té, disfrútalos con lujo de detalles. Siente el calor que las bebidas te ofrecen, tu mano rozando la taza y tu cuerpo recibiendo lo que tomas. Puedes centrar toda tu atención en otras cosas como caminar, escribir y observar. Te sentirás mejor y listo para ocuparte de nuevo.
  • Música relajante. Directamente desde la computadora o tu celular, puedes ponerte unos audífonos y escuchar música tranquila. Por ejemplo, mientras estés escuchando algún clásico de Beethoven, piensa en cosas positivas, como recuerdos felices y sueños que tuviste. Será terapéutico para tu mente.

Fuentes:

Creatia Business

Prevention